Buscar

¿EN QUÉ CONSISTE LA FILOSOFÍA “SLOW FOOD”?

Actualizado: 1 mar 2021

La comida lenta, o “slow food, se basa en algo más que una alimentación sana y equilibrada.



Este fenómeno persigue la vuelta a la gastronomía de toda la vida, la que se prepara en casa con productos frescos y locales y se saborea sin prisas en la mesa.

Es necesario ralentizar nuestro ritmo de vida, pero también cambiar nuestros hábitos de consumo y nuestra relación con el medio ambiente, tres de los ejes de la filosofía Slow Food.


Bien cerca de nuestro valle se encuentra un referente en navarra sobre el tema:

En febrero del 2018 se pone en marcha con la inauguración en Lizaso del edificio central de su escuela Slow Food, la primera de este tipo a nivel mundial, un hito que puede tener mucha repercusión tanto para este centro como para el valle de Ultzama.


Mas Información https://granjaescuelaultzama.com/proyecto-caracol-2/que-es/



Bajo esta denominación se esconde todo un estilo de vida, fundado en los 80 de la mano de Carlo Petrini, que cada día gana más adeptos.


Se trata de una filosofía que mira al pasado, que consiste en alimentarse como lo hacían nuestros abuelos, eligiendo ingredientes naturales y procedentes de productores locales.


Si aprendemos a conservarlos correctamente, evitaremos a toda costa la comida rápida, envasada y precocinada, que antepone la celeridad al placer por la comida.

Es también una forma de sentarse a la mesa, de comer con atención, lenta y conscientemente. Un hábito que se ha devaluado con el tiempo como consecuencia de la “fast life”, producida por las prisas y la falta de tiempo en nuestro día a día.


¿CUÁLES SON LOS PILARES DE LA SLOW LIFE?

Los alimentos limpios, buenos y justos.

Entendemos por limpios aquellos 100% orgánicos, que no tienen nada de origen sintético, como pesticidas o fertilizantes artificiales.


Al hablar de alimentos buenos nos referimos a aquellos que poseen todas sus propiedades y nutrientes, que están en su mejor época y presumen de una calidad excelente; y que además son saludables para nuestro organismo.


Por último, los alimentos justos son aquellos que proceden de pequeños productores, que utilizan las técnicas tradicionales como lo hacían nuestros abuelos.

Eso sí, para poder aprovechar al máximo sus propiedades es importante que sepamos conservarlos correctamente, como por ejemplo guardando la fruta y la verdura de temporada en el cajón especial del frigorífico diseñado para su correcta conservación.




Fuente: https://nosvemosencasa.elmundo.es/

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo